El entrenamiento en el que Kiko Matamoros sufrió una rotura fibrilar en el gemelo