Raquel, a Lydia: "Me parece muy fuerte que juegues con el pan de mis hijos"