Leticia Sabater y Olfo Bosé, todo un montaje