Amador Mohedano, bajo la lluvia y sin manta