Kiko Hernández nos cuenta cómo fue la primera clase de pasarela