Práctica maligna: Víctor Sandoval nos enseña cómo hay que congelar a alguien