'Sálvame' pone a prueba a Labrador