El administrador de la casa de Rollán manda un comunicado que contradice a Jordi M.