Antonio Tejado: Encerrado en un baño, llorando y maldiciéndonos en su vuelta en tren a Sevilla