Kike Calleja nos cuenta las triquiñuelas que podrían haber utilizado Bustamante y Ares para evitar a la prensa