Los espectadores llenan el buzón de Mª Teresa con palabras de cariño