Fue desproporcionado pedir a Feliciano 120.000 euros, según Teresa Bueyes