El 'paseíllo' más duro de Gustavo González: Solo pero rodeado de Marks y Marías