A Kiko H. no le importa que sus compañeros le teman: “El problema es suyo, si tienen que ir al psicólogo, que vayan”