Kiko H. y Escassi entierran el hacha de guerra