M. Luisa Merlo, sobre la libertad en el teatro