Indignación en Lanzarote por el trato a Noe