Rosa aguantaba los ataques a su hija por audiencia, según el polígrafo