Terelu, destrozada, rompe a llorar: “Lo más duro fue recoger las cosas de los niños”