Mónica Hoyos, entre lágrimas, estalla: “Dadme un respiro, dejadme tranquila”