Valerio Pino relata una dura experiencia con un periodista: “Llegó a tocarme, y no solamente con las manos”