La traición de María Lapiedra a Francisco deja a Gustazo contra la espada y la pared