María José Galera cuenta quién cree que le desmanteló la casa en México cuando vino a España