Jorge Javier Vázquez, al desnudo