Cornell regresa al escenario del crimen para buscar nuevas evidencias