Carmona: “¿Van a venir esas cuatro golfas a arruinarme el negocio? ¡De eso nada, monada!”