Doña Sofía posa con sus nietas y zanja todas las especulaciones sobre el conflicto real