Las desgracias persiguen a Silvia Fominaya: inundación, ratas y hasta se cuelan en su casa