Antonio Banderas disfruta de su Semana Santa más triste: sin su madre, aunque acompañado de su hija y su novia