Arantxa, una "choni con glamour"