Arantxa, a Elisa: "No me lo puedo creer… ¡me han echado!"