El hambre empieza a pasar factura a los habitantes de Laguna Cacao