Yurena y Miriam demuestran que son unas buenas supervivientes para poder comer