Los supervivientes, separados por una barrera invisible en Playa Uva