Después de la tormenta siempre vienen… ¡los churros con chocolate para los ‘salvajes’!