Diario de los habitantes perdidos: A Francisco le "duele el alma" por su mujer