El Maestro Joao y Romina se imitan el uno al otro y hacen olvidar la falta de fuego