¡Primeras horas de convivencia!: unos disfrutan del ‘Lado Civilizado’ y otros comienzan a sufrir en el ‘Lado Salvaje’