José Luis y Juan Miguel construyen su tendedero al ritmo de Camela