El padre de Carol, emocionado