Las escenas de acción, por Bonilla