Román, ¡qué apasionado!