Hugo Bravo, a punto de morir a manos del fugitivo