Nieves, tan implacable como Lobo