Kiko, más elegante que nunca y con gafas de sol