Serrano Suñer, cautivado por la marquesa de Llazol en la recepción en el casino