Por Ana Rosa no pasa el tiempo, y hay pruebas: Sus 12 cabeceras lo demuestran