El histórico día en el que ETA dijo adiós definitivamente a las armas