¡Plá, transportá! El día que la Sirenita de la Línea echó un pulso a las leyes de la Física