El adiestramiento de Ceres no es suficiente para convencer al jurado